Con el auge de Internet como medio de trabajo, han proliferado profesionales que han sabido capitalizar la estética – en su sentido más superficial-. La seducción ha pasado a ser el arte del momento, primando el cuidado de los detalles en su espectro más plástico y dando lugar a narrativas eminentemente visuales. Todo se resume en hablar a una cámara y embaucar al espectador, vestir con estilo, ser una referencia en viajes, arte o gastronomía, etc. Por eso, este proyecto investiga las posibilidades estéticas y políticas que implican estas nuevas ocupaciones, tomando como referencia los métodos de difusión utilizados por los bloggers e intentando subvertir el medio para ofrecer una perspectiva más crítica. En este caso, la artista encarna el cuerpo de una supuesta influencer llamada ‘la materialista’ que, a través de situaciones cotidianas, pone de relieve la realidad laboral precaria a la que se enfrenta, en parte provocada por la expansión del trabajo online (Terranova, 2001) y la transformación de las ciudades como Bilbao desde un modelo industrial hacia un modelo ‘cultural’. 



El trabajo de María Alcaide mira a las condiciones económicas de una clase precarizada y se centra particularmente en la situación de los trabajadores culturales, que para desarrollar proyectos artísticos deben aprender a sobrevivir a la hostilidad de las llamadas industrias culturales. Un clima depredador que nos fuerza a un desplazamiento continuo y a la autoexplotación, la vida como competición hacia el progreso donde nos convertimos en inversores de nosotros mismos. En el espectáculo del capitalismo tardío, las ciudades se han convertido en minas extraccionistas gobernadas por la industria turística donde lo que “nos ofrece consumir es una manera muy acotada y controlada, en el espacio y en el tiempo, de observar y participar de la vida común de otros” (Marina Garcés). La población local, pero -incluso con mayor vulnerabilidad- también la que forzosamente ha tenido que emigrar hasta los nuevos focos de capital, es desplazada, y la ciudad vaciada de vida para convertirse en escenarios de paso. El coste de la vida sube, cada vez es más difícil vivir en el centro, al mismo tiempo que cada vez se hace más necesario: la inversión cada vez es más arriesgada. Este clima es el que Alcaide analiza desde su propia experiencia. 


                                                                                                                                                                                                                                                                                                                             

  José Iglesias Gª-Arenal

_____________________________________


Escenario

Bilbaoarte

2018


Las piezas que componen Blogger affair funcionan como un sistema de productos derivados del personaje: Un escenario realizado con cortinas de ducha, una línea de ropa en la que puede leerse “BECOMING POOR IS NOT AN EVENT, IT’S A PROCESS”, un perfume basado
en el de Kim Kardashian pero con la forma del cuerpo de la artista, un reality show en el
que únicamente se ven escenas en las que la protagonista trabaja, o un mono de trabajo
que copia el patrón de la indumentaria original de los astilleros de Euskalduna. Elementos
que se resignifican a través de los materiales pobres y que añaden capas a un proyecto
aparentemente accesible.

Blogger Affair

Vídeo instalación

2019