Recreé mi estudio-dormitorio en una sala de exposiciones. Invité a los visitantes a un lugar que era mío, les ofrecí mi intimidad. Primero, repartí postales con la imagen del espacio real a los asistentes. Después, elegí arbitrariamente cuatro personas en mi lista de contactos y les pregunté por un secreto. Hice una llamada en Skype, escribí un mensaje en Whatsapp, mantuve otra conversación en Facebook y escribí una de las postales para enviarla a un amigo. Excepto la carta, todos los secretos que mis contactos me confiaron fueron revelados en tiempo real, la audiencia era perfectamente cómplice. Al final, pedí a todos aquellos que habían conservado la postal que escribieran un secreto en el reverso y me lo donaran, como un intercambio de información. Tan sólo el 30 % de los asistentes participó en la propuesta.

_____________________________________

 

 

 

 

Would you like to tell me…?

Performance

Agora Collective

2015