Los rasgos que caracterizan el arte contemporáneo según G.Vilar son la postmedialidad, la performatividad, la intelectualización, la experimentación y la precarización.

 

Esa precarización es la que me empuja a explorar el mundo de lo cotidiano, escogiendo objetos sin un valor aparente y elevándolos a una categoría artística. La poética que llevan intrínseca los elementos mundanos se pone de manifiesto en instalaciones y fotografías, mostrando la otra vida de las cosas: una chaqueta de los años ochenta o una caja de cerillas alemanas donde aparece la bandera europea son algunos de los objetos que presentan y representan algo más, propiedades simbólicas que ocultan una situación económica –más precaria, si cabe- y un posicionamiento político-artístico ante el mundo.

 

‘SI EL ARTISTA TIENE CRÉDITO’ es una instalación precaria que pretende acercarnos a la realidad del sector cultural, aproximándose más concretamente al contexto de artistas jóvenes andaluces que han emigrado a otros puntos de Europa como Londres, Ámsterdam o Berlín, donde estuve viviendo durante un año y se fraguó este proyecto.

 

‘Si el artista tiene crédito’ también es uno de los versos que componen el tema musical ‘El artista’ (Hidrogenesse, 2013) que irónicamente termina con esta estrofa:

Me voy a encerrar en un búnker, en un búnker del Deutsche Bank, del Deutsche Bank de Zurich…

 

_____________________________________

 

 

 

 

 

Si el artista tiene crédito

Instalación

Ropa de segunda mano, catálogos, cinta, céntimos de euro

(170x300x40 cm)

2015

 

Collages

diversos objetos

(50x70cm, 21x15 cm)

2015